• es
logo

Rambla Catalunya 66, 2 B

08007, Barcelona
Email: info@legalcity.es
Tel:   (+34) 93 487 09 73
WhatsApp: (+34) 685 033 093
HORARIO
De lunes a jueves: de 9h a 13:30h y de 16h a 20h
Viernes: de 9h a 15h

17 Nov Creen que mi matrimonio es de conveniencia. ¿Qué hago?

 

El Consulado cree que mi matrimonio es de conveniencia. ¿Qué hago?

En lo últimos tiempos en Legalcity hemos visto un notable aumento de las denegaciones de visados por reagrupación familiar al considerar que los solicitantes no demuestran la existencia de un vínculo matrimonial real, sino una simulación o un matrimonio “de conveniencia” con el único propósito de obtener el necesario visado para la entrada en España.
Es causa de preocupación además que la denegaciones se basan en motivos tan insólitos como la edad de la esposa (normalmente se fijan en la minoría de edad o incluso en la mayoría recién cumplida), en la diferencia de edad de los cónyuges (algo prohibido específicamente por la Instrucción de 31.01.2006 de la DGRN -Dirección General de los Registros y del Notariado- sobre los matrimonios de complacencia), en que los cónyuges apenas hayan convivido como marido y mujer, incluso en ocasiones en el hecho de que la solicitante conviva con sus padres y no con sus suegros, como exigen algunos Consulados basados en la cultura de algunos países musulmanes, como por ejemplo Marruecos.

Surgen muchas dudas pues el extranjero se pregunta cómo es posible que teniendo en su poder una resolución favorable para reagrupar a su cónyuge por parte de la Oficina de Extranjeros de la Subdelegación del Gobierno de su comunidad autónoma, el Consulado o Embajada de España en el país de origen deniegue la expedición del visado.

Sobre este particular, es necesario tener presente que la resolución de concesión de autorización de residencia por reagrupación familiar suspende su eficacia, y por lo tanto no despliega sus efectos, hasta que se produzca la efectiva entrada en territorio español mediante la obtención preceptiva del visado en la Oficina Consular del lugar de residencia del reagrupado o reagrupada, en virtud del artículo 56.5 del RD 557/2011, Reglamento de Extranjería. Dicho esto, no podemos pensar, como erróneamente hacen las Oficinas Consulares, que estamos ante una vía libre para que denieguen los visados por los motivos que consideren oportunos, sino que la ley recoge única y exclusivamente tres motivos, regulado en el artículo 57.3 del RD 557/2011, y son los siguientes:

A) Cuando no se acredite el cumplimiento de los requisitos previstos para su obtención, tras la valoración de la documentación acreditativa de éstos, prevista en el apartado anterior.
B) Cuando, para fundamentar la petición, se hayan presentado documentos falsos o formulado alegaciones inexactas, o medie mala fe.
C) Cuando concurra una causa prevista legalmente de inadmisión a trámite que no hubiera sido apreciada en el momento de la recepción de la solicitud.

Normalmente las alegaciones en las que se basan los consulados para denegar suelen estar entre los motivos B y C, especificando que existe “una supuesta fundamentación inexacta o fraudulenta por parte del solicitante; o en su caso, en la concurrencia de causas que no fueron advertidas por la Delegación o Subdelegación del Gobierno que concedió la autorización de residencia por reagrupación familiar.”

Normalmente no hacen referencia a la entrevista personal que de manera obligada han de realizar al cónyuge solicitante, que tal y como establece la Instrucción de la DGRN de 31.01.2006, “es el elemento principal sobre el que podrá basarse una duda razonable sobre la existencia o no de verdadero consentimiento matrimonial”.

En el apartado IX de la mencionada instrucción, se establece que “Los datos básicos de los que cabe inferir la simulación del consentimiento matrimonial son dos:

El desconocimiento por parte de uno o ambos contrayentes de los «datos personales y/o familiares básicos» del otro y
la inexistencia de relaciones previas entre los contrayentes.

Dice además: “Para acreditar la existencia de auténticas y verdaderas relaciones entre los contrayentes, deben tenerse presentes estas reglas:
1.ª Las relaciones entre los contrayentes pueden referirse a relaciones habidas antes o después de la celebración del matrimonio.
2.ª Las relaciones entre los contrayentes pueden ser relaciones personales (visitas a España o al país extranjero del otro contrayente), o bien relaciones epistolares o telefónicas o por otro medio de comunicación, como Internet.”

La Jurisprudencia se ha pronunciado al respecto, tal y como establece la Sentencia núm. 506/2010 del Tribunal Superior de Justicia de Madrid de 27 mayo de 2010 (JUR 2010\258483) al puntualizar que solo existen dos mecanismos para saber si un matrimonio es real o de conveniencia. Esto es, si las partes desconocen datos personales y/o esenciales el uno del otro, sin que pueda incluirse en dicha categoría alguna equivocación o ignorancia por parte de uno de los contrayentes; y, la inexistencia de relaciones previas entre los cónyuges. Este último punto queda subsanado si después del matrimonio se prueban relaciones, que podrán ser personales (P. Ej. visitas del cónyuge al país de residencia del otro) o bien epistolares o telefónicas, incluso vía internet.

Claramente nada dice de la convivencia previa ni posterior al matrimonio.

También en los casos que hemos visto no existe mención de la entrevista que debe ser presencial y no mediante formularios.

¿Por tanto, qué hacer en estos casos? Lo primero es buscar a un ABOGADO especialista en Extranjería e Inmigración, con experiencia en este tipo de asuntos. Solo ello será la clave a la hora de ganar estos casos que de antemano siempre son muy complejos, tanto en la vía de Recurso de Reposición ante el Consulado como ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

En segundo lugar, reunir todas las pruebas posibles que prueben la veracidad de la relación, ya sean fotos, vídeos, envíos de dinero, viajes al país en cuestión, entre otros.

En Legalcity nos llena de orgullo afirmar que hemos ganado un 97% de aprobación y expedición de la mayoría de visados por reagrupación familiar que solicitaron en su día nuestros clientes y que les fue denegado por considerar que su matrimonio era de conveniencia, o celebrado en fraude de ley.

 

No Comments

Post A Comment