• es
logo

Rambla Catalunya 66, 2 B

08007, Barcelona
Email: info@legalcity.es
Tel:   (+34) 93 487 09 73
WhatsApp: (+34) 685 033 093
premio_marketing_legal
Legalcity | ¿Qué plazo tengo para reclamar salarios y cantidades?
31042
post-template-default,single,single-post,postid-31042,single-format-standard,cookies-not-set,qode-listing-1.0.1,qode-news-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-16.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

¿Qué plazo tengo para reclamar salarios y cantidades?

¿Qué plazo tengo para reclamar salarios y cantidades?

A la hora de reclamar a la empresa una cantidad por impagos (horas extra, pluses, nóminas, finiquitos, etc) es muy importante tener controlados los plazos, para no perder un derecho por reclamarlo fuera de tiempo.

A la empresa se le pueden reclamar cantidades por distintos conceptos:  el pago de horas extra realizadas, pluses o comisiones, nóminas incorrectas, salarios que no se han cobrado, finiquito que no ha sido abonado, etc.

¿Cómo se cuenta ese plazo?

El plazo de un año para reclamar las cantidades adeudadas por la empresa, que regula el Estatuto de los Trabajadores (art. 59.1), comienza a contar desde el momento en que se debió recibir la cantidad, o se recibió pero en menos de lo que debería haber sido.

Es importante tener en cuenta que se trata de un plazo de prescripción (así se denomina legalmente). Esto quiere decir, en un lenguaje muy sencillo, que el reloj que cuenta el plazo se detiene en el momento en que el trabajador reclama de forma fehaciente al empresario que pague su deuda, como por ejemplo presentando una papeleta de conciliación y tras esto, el plazo de un año vuelve a reiniciarse.

Para que el plazo de un año deje de correr, el trabajador debe reclamar de forma fehaciente la cantidad que le debe la empresa. ¿Y qué se entiende por “forma fehaciente”?  Pues una reclamación que luego se pueda demostrar claramente que se produjo.

Aunque un año parece un plazo muy largo, en la práctica es relativamente habitual que los trabajadores pierdan derechos por no reclamarlos a tiempo, es decir, porque se les ha pasado el plazo.

Por eso, cuando la empresa debe cantidades al trabajador por cualquier concepto y se acerca el plazo de un año, hay que reclamárselas de forma fehaciente, para que no se pierdan por prescripción.   La forma más habitual de reclamar las cantidades es, como veremos a continuación, la presentación de una papeleta de conciliación, aunque hay otras, como acudir a un arbitraje con la empresa, o que la empresa reconozca la deuda documentalmente.

Ejemplo:  Luis ha presentado en febrero de 2018 una demanda judicial contra la empresa porque ésta, alegando problemas de tesorería, no abonó a los trabajadores la paga extra ni los festivos de diciembre de 2016, unos 2.600 euros en total.  Podría pensarse que el plazo de un año para reclamar habría terminado el 31 de diciembre de 2017, pero no es así, ya que en noviembre de 2017 Luis interpuso una papeleta de conciliación para reclamar el pago. En la conciliación, la empresa le pidió un mes más para intentar regularizar la deuda, pero finalmente no lo hizo.  Con la presentación de la papeleta de conciliación, se interrumpió la prescripción y el plazo de un año para reclamar se puso de nuevo a contar desde cero, por lo que la acción de Luis es perfectamente válida, aún realizándose más de un año después.

Si la empresa debiera al trabajador varias nóminas, la reclamación de cada una de ellas lleva su propio plazo de prescripción, de modo que aunque la cantidad adeudada por la empresa sea un importe global, puede ocurrir que la reclamación de algunas nóminas haya prescrito (las de más de un año sin reclamarse), mientras que las de menos de un año se pueden reclamar aún.

No Comments

Post A Comment