• es
logo

Rambla Catalunya 66, 2 B

08007, Barcelona
Email: info@legalcity.es
Tel:   (+34) 93 487 09 73
WhatsApp: (+34) 685 033 093
HORARIO
De lunes a jueves: de 9h a 13:30h y de 16h a 20h
Viernes: de 9h a 15h

28 Ene ¿Es posible carecer de nacionalidad? ¿Quiénes son los apátridas?

El vínculo jurídico entre una persona y un Estado lo llamamos nacionalidad, proporcionándonos así una identidad. En el momento que este vínculo se rompe, la persona pasa a la condición de apátrida, la Convención sobre el Estatuto de los Apátridas de 1954 define como toda persona que no sea considerada como nacional suyo por ningún Estado, conforme a su legislación. Por lo tanto, la respuesta es sí, una persona puede carecer de nacionalidad.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) estima que hay unos 10 millones de personas apátridas a quienes se les ha negado la nacionalidad y acceso a derechos básicos como educación, salud, empleo y libertad de movimiento.

Los apátridas deben dirigirse a la Oficina de Asilo y Refugio antes de que se cumpla un mes desde su entrada en España. En el plazo de tres meses, se debe de obtener una respuesta por parte del Ministerio del Interior. En caso de conceder la apatridia, se tendrá una serie de derechos reconocidos: residencia, actividad laboral y un documento de viaje con una validez de dos años.

Para hacer efectivo el reconocimiento del estatuto de apátrida se deberán cumplir los requisitos y procedimientos previstos en el Real Decreto 865/2001, de 20 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de reconocimiento del estatuto de apátrida.

En ningún caso se concederá dicho estatuto:

  1. A las personas que reciban actualmente protección o asistencia de un órgano u organismo de las Naciones Unidas distinto del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, mientras estén recibiendo tal protección o asistencia;
  2. A las personas a quienes las autoridades competentes del país donde hayan fijado su residencia reconozcan los derechos y obligaciones inherentes a la posesión de la nacionalidad de tal país;
  3. A las personas respecto de las cuales haya razones fundadas para considerar:
    1. Que han cometido un delito contra la paz, un delito de guerra o un delito contra la humanidad, definido en los instrumentos internacionales referentes a dichos delitos.
    2. Que han cometido un delito grave de índole no política fuera del país de su residencia, antes de su admisión en dicho país.
    3. Que son culpables de actos contrarios a los propósitos y principios de las Naciones Unidas.