Beneficios de tener doble nacionalidad

Al adquirir la nacionalidad española, se pasa a ser ciudadano de la Unión Europea, gozando así de los derechos que los mismos disponen: residir y trabajar libremente en cualquiera de los países miembros de las UE; transmitir la ciudadanía europea a descendientes o cónyuge; y disponer de la protección de consulados europeos cuando se viaja al extranjero.  

Cuando se adquiere la nacionalidad española, por norma general, también se renuncia a la nacionalidad de origen, perdiendo todos los derechos de dicho país. Sin embargo, España tiene acuerdos internacionales con ciertos países que permite la conservación de la nacionalidad de origen.  

Así que los países con los que se puede obtener la ciudadanía española como segunda nacionalidad son Andorra, Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, República Dominicana, Guinea Ecuatorial, Ecuador, Filipinas, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Portugal, Puerto Rico, El Salvador, Uruguay y Venezuela.   

Las ventajas de la doble ciudadanía son que el estado permite a los residentes muchos beneficios financieros, así como la oportunidad de ingresar a un mercado laboral exclusivo para ciudadanos Nacionales (Policía, Fiscalía, Funcionarios Públicos, entre otros), además de tener la oportunidad de elegir a tus representantes por medio del voto. Por otro lado, los viajeros con este estatus no tendrán que dedicar mucho tiempo a conseguir visas. 

Si estás interesado en la doble ciudadanía, asegúrate de comprobar los planes y los detalles técnicos que intervienen con un abogado, en lugar de arriesgarte a hacer algo ilegal. ¡En Legalcity podemos ayudarte!