La humanidad siempre ha estado caminando

Desde que el ser humano pintaba en las cuevas hasta nuestros tiempos ha usado sus pies y habilidades para buscar lugares con mejores condiciones de vida. Los orígenes de la humanidad se remontan a África y hoy en día cada continente se encuentra poblado gracias a que un grupo de nuestros antepasados decidieron abandonar su conocido territorio para conseguir alimentos.

Pasamos de ser nómadas a ser sedentarios, pero la necesidad de supervivencia, cambios y mejoras de condiciones sigue estando en nuestro ADN. El hombre primitivo no necesitaba un pasaporte para cruzar fronteras ni debía cumplir leyes en función de cada lugar en el que se encontrara. Así que, por supuesto, la situación ha cambiado: ya no son condiciones ambientales ni de transporte las que dificultan la migración.   

En los últimos años de la historia, la migración se ha visto caracterizada y dificultada por la guerra, el esclavismo y la persecución. Además, desde el año 2000 se ha visto un incremento de inmigrantes en pateras, balsas, aviones, barcos y a pie que se desplazan diariamente huyendo de la pobreza y la inestabilidad política de sus hogares, buscando refugio en países que auguran un mejor futuro.  

Ya sea voluntaria o forzosa, la migración ha creado vida y ha hecho evolucionar cada rincón del planeta un poco más.  

¡Feliz Día del Migrante!, porque todos somos hijos de alguien que alguna vez tuvo que emigrar. Sigamos caminando a lo largo del mundo y haciéndolo un mejor lugar en el que vivir.