El Gobierno aprobará un decreto para incorporar a parados e inmigrantes en el campo



En plena crisis sanitaria y económica a causa del COVID-19, el Gobierno está llevando a cabo un Real Decreto para flexibilizar la contratación en el campo de parados e inmigrantes sin autorización de trabajo para paliar el desabastecimiento y la subida de precios de las producciones agrícolas de toda España, considerándolo así una medida urgente que estará en vigor hasta el 30 de junio.

    Este borrador, se debatirá hoy, martes, en el Consejo de Ministros cuya norma incluiría la concesión de autorizaciones de trabajo a varios colectivos de inmigrantes, dándole prioridad a:

  • Extranjeros cuyos contratos hubieran finalizado entre la declaración del estado de alarma y el 30 de junio.

  • Inmigrantes cuya regularización esté pendiente de concluir los trámites administrativos.

  • Solicitantes de asilo que lleven menos de 6 meses en España y por lo tanto no tienen permiso para trabajar.

  • Jóvenes migrantes extutelados entre 18 y 21 años.

    En todos los casos, los candidatos deberán residir cerca de los lugares en los que vayan a trabajar, es decir en el mismo municipio. Este criterio se ajustará según las decisiones de cada Comunidad Autónoma.

    Este Real Decreto haría compatible la prestación por desempleo y otras ayudas sociales, contributivas o no, con la contratación para tareas agrarias.