El Tribunal Supremo ha dictado una sentencia de gran importancia para todas las personas solicitantes de asilo, y que han utilizado la vía del arraigo laboral para obtener su residencia legal en España.

 

Hasta ahora, a todas las personas que iniciaban un Procedimiento de Solicitud de Asilo o Protección Internacional, una vez que dicha solicitud había sido admitida a trámite, se les reconocía un estatus de «situación de permanencia legal con derecho a trabajar«.

Esta situación de permanencia legal era de carácter provisional, hasta la concesión del asilo o su denegación, permitiendo una estancia legal en España que le permitía trabajar.

Incluso, dicha protección podía prolongarse en el tiempo, si una vez denegado el asilo, se interponía el correspondiente recurso de reposición, siendo legal los períodos trabajados durante esta situación así como las cotizaciones a la Seguridad Social.

Hasta ahora, se habían estado concediendo autorizaciones por arraigo laboral, sobre todo a los solicitantes de asilo con resolución denegatoria que podían acreditar mediante la VIDA LABORAL, que habían cotizado en España ya sea por Cuenta Ajena o Cuenta Propia.

¿QUÉ DICE LA NUEVA SENTENCIA DEL TRIBUNAL SUPREMO?

 

Primeramente analiza si es necesario estar en situación irregular para poder solicitar cualquier autorización de residencia de las contempladas en la normativa de extranjería, en particular, el Arraigo Laboral.

Establece en esta nueva sentencia que cuando un ciudadano extranjero está en proceso de Asilo, o en fase de recurso si ya ha sido denegado, al estar en una situación de permanencia legal en España no puede acceder a una autorización de residencia de las contempladas en la legislación de extranjería, pues de ser posible, se estaría vulnerando la directiva comunitaria de Asilo. Añade que aunque dicha medida no es del agrado de todos, es la que se viene aplicando en el ámbito del derecho comunitario que como sabemos es de aplicación directa en España.

Esta situación jurídica de «permanencia o tolerancia» no puede emplearse para acceder a la residencia por arraigo laboral ni ninguna otra que establezca la normativa de extranjería.

«La situación de mera permanencia y trabajo en España de los solicitantes de Asilo, a quiénes les fuera denegada dicha petición y la impugnasen en vía administrativa y jurisdiccional, no puede servir para adquirir la residencia por Arraigo LaboralAsí de tajante es la nueva sentencia del Supremo.

INTERPRETACION DEL REGLAMENTO DE EXTRANJERÍA (ARTÍCULO 124.1 RD 557/2011) en relación al ARRAIGO LABORAL

 

Dicho artículo legal, sobre los requisitos del arraigo laboral, de manera clara regula la exigencia de que el trabajo necesario para conseguir una autorización de residencia por este procedimiento debe ser en situación de estancia o de residencia legal. Teniendo en cuenta que la situación jurídica del solicitante de asilo, en consonancia con la Directiva de Asilo y la reciente sentencia del tribunal supremo, no es ni legal, ni de estancia, ni de residencia, sino básicamente de permanencia o tolerancia para garantizar el debido proceso de asilo, los que hayan trabajado durante esta situación no podrían tramitar una residencia por arraigo laboral. No obstante su períodos cotizados serían reconocidos como válidos, pero insuficientes para poder adquirir mediante ellos el Arraigo Laboral.

De momento hay que ver si Extranjería comenzará a aplicar esta nueva doctrina jurisprudencial, en cuyo caso el Arraigo Laboral estaría «herido de muerte», siendo solamente su tramitación para casos de personas que hayan cotizado durante períodos de residencia legal.

 

Si estás en proceso de Asilo y te estabas preparando para tramitar tu Arraigo Laboral, contáctanos para que podamos ayudarte a conseguir tu status legal de la forma más rápida y segura.