¿Los divorcios y separaciones aumentan tras las fiestas de navidad?

Con la llegada de las fiestas los conflictos en las parejas crecen, existan o no existan hijos las relaciones se complican a medida que van acercándose estos días en los que hay que repartirse entre las familias.

Es cierto que, tras las fiestas y el aumento de las discusiones en pareja, aumenta considerablemente la idea de la separación y cualquier motivo para hacerlo es totalmente legítimo, pues en España no es necesario tener motivos que justifiquen el divorcio o la separación.

 

En estos casos, ¿como hay que afrontar el divorcio?

Lo primero que hay que plantearse es si será de mutuo acuerdo o contencioso.

Cuando la pareja está de acuerdo en divorciarse y no hay hijos, el divorcio se puede realizar de una forma muy sencilla y rápida. En estos casos, se puede formalizar el divorcio en una semana, y los efectos son desde la fecha de la firma, si bien, la inscripción variará en función del Registro Civil donde está inscrito el matrimonio (normalmente entre 2 semanas y 1 mes).

Cuando hay hijos menores de edad y también hay una voluntad de llegar a un acuerdo entre los progenitores, toma un poco más de tiempo, por lo general, aproximadamente unos 3 meses, sin embargo el procedimiento es un poco más complejo que el anterior. Cuando hay hijos, intervendrá el Ministerio Fiscal, que es el que velará por los intereses de lo hijos y comprobará que en el acuerdo de divorcio no hay ninguna medida que pueda perjudicarlos.

Y por último, cuando no hay acuerdo entre las partes pero sí voluntad de divorciarse, es necesario poner una demanda de divorcio contencioso solicitando las medidas que desee. En este caso, habrá un juicio para discutir frente al Juez cuáles son las mejores medidas respecto de los hijos, del domicilio y de los bienes en común si los hubiere. Este proceso es mucho más largo, pero se pueden solicitar unas medidas provisionales relativas a los hijos menores, de manera que se cumplan hasta que el juez dicte Sentencia. Este procedimiento, en función de su complejidad y sobretodo de la ciudad donde se tramite puede demorar entre 6 meses y 1 año.

Si deseas más información, pregúntanos por la modalidad de divorcio que más se ajuste a tu situación y te acompañaremos en el proceso.