Me matriculé en una academia que no me daba clases correctamente

SM hizo un pago de más de mil euros para contratar un curso de inglés. Antes de pagar le prometieron que los horarios y el contenido serían como ella quisiera. Una vez hecho el pago, la academia de idiomas no cumplió nada de lo que le había prometido, no pudiendo cursar las clases de inglés como ella quería. 
 
 
Tras reclamaciones fallidas, no quedó más remedio que ir ante un juez quien le dio la razón y obligó a la academia a devolver todo el importe pagado por ella por el curso de inglés.
 
¡Enhorabuena a SM!