¿Qué ocurre cuando una pareja se separa y tienen un hijo en común?

Cuando una pareja se separa y tiene hijos, es necesario regular las medidas relativas a los menores. Aunque la pareja no esté casada, se debe formalizar un convenio regulador que recogerá medidas como la guarda, potestad parental, régimen de visitas con el progenitor no custodio, pensión de alimentos a favor del menor y otras circunstancias como el tipo de educación que va a recibir, tipo de sanidad, etc.

Si la separación es de mutuo acuerdo, este convenio se presenta al Juzgado para que lo revise el Ministerio Fiscal y posteriormente dicte Sentencia el Juez recogiendo las medidas pactadas en el convenio regulador.

Cuando no existe acuerdo entre las partes, cualquiera de los progenitores puede presentar una demanda ante el Juzgado correspondiente para solicitar que se dicten las medidas relativas al hijo que considere oportunas.

En ocasiones las parejas terminan la relación de mutuo acuerdo y de buenas maneras lo que les lleva a no regular nada sobre los menores; sin embargo, regulando las medidas se obtienen una serie de beneficios:

– Evitar problemas futuros, sobre todo con la guarda del menor, es decir con quien convive, como se reparten las vacaciones, etc. Además, cualquier discrepancia futura como por ejemplo cambiar de domicilio al menor, cambios de colegio, de facultativos, actividades extraescolares, pueden generar la necesidad de acudir a la vía judicial, por lo que es preferible que exista ya una Sentencia que regule qué ocurre en estos casos.

– Ayudas a la familia monoparental: algunos ayuntamientos ofrecen ayudas a las familias monoparentales para lo que deberás probar la separación a través de una resolución judicial.

– Reclamación del impago de pensiones pactadas: aunque exista un pacto verbal, si incumple con el pago de la pensión de alimentos del o los menores, no se podrá reclamar en vía judicial hasta que el derecho del menor no esté reconocido, por lo que es preferible reconocer este derecho cuando se produce la separación.

Por todos estos motivos, lo recomendable, al finalizar una relación de la que hay hijos menores, es formalizar un convenio regulador de guarda y custodia o bien si no hay consenso solicitar las medidas al Juzgado.

Si quieres saber más en detalle sobre el convenio regulador, consulta con nuestros abogados.