Soy inmigrante, pero no violador

MentirosaOL, ciudadano cubano, vivía compartiendo piso en Barcelona. Por esas cosas de la vida, su compañera, española, quiso echarlo del piso y formuló una denuncia por agresiones sexuales en su contra, alegando que éste la había atado, pegado, violado, y todo ello durante horas. Para sorpresa del juez, no tenía ni un rasguño. La rápida actuación de Legalcity evitó el inicio de un procedimiento penal, y toda la causa fue archivada ante las evidentes falsedades de la denunciante.

“De la que me he librado”, exclamaba, “le doy gracias a Legalcity”.

Os adjuntamos el auto de sobreseimiento.